Palacio de Bellas Artes

palacio-de-bellas-artesEl Palacio de Bellas Artes (Actualmente Palacio de Bellas Artes Freddy Beras Goico), ubicado en la ciudad de Santo Domingo, desde su creación ha tenido como objetivo desarrollar e impulsar el arte y la cultura en la República Dominicana.

Aprovechando la Celebración de la Feria de la Paz y Confraternidad del Mundo Libre, el gobierno dominicano (durante la dictadura de Rafael Leónidas Trujillo Molina) decide construir un palacio neoclásico, para albergar lo que sería el centro cultural más grande del país. El diseño arquitectónico estuvo a cargo del arquitecto Francisco Manuel Batista y la construcción por el ingeniero civil Bienvenido Aníbal Martínez Brea, fue inaugurado el 15 de mayo de 1956.2

El Palacio de Bellas Artes albergaría a todas las instituciones oficiales dedicadas a la enseñanza del arte, con una metodología tal y como se hacía en Europa a mediados del siglo XX, y estarían supervisadas por la Dirección General de Bellas Artes. Algunas de estas instituciones fueron la Escuela Nacional de Bellas Artes, Conservatorio Nacional de Música, Escuela de Arte Dramático, Escuela Nacional de Danzas, Ballet Folklórico Nacional, Coro Nacional, La Orquesta Sinfónica Nacional, Ballet Clásico Nacional y El Teatro de Bellas Artes.2

La Dirección General de Bellas Artes fue creada mediante la Ley 311 del 19 de julio de 1940. Este organismo tiene la responsabilidad de agrupar y vigilar el funcionamiento no solo del Palacio de Bellas Artes, sino también de todas las instituciones dedicadas a enseñar las Bellas Artes en sus diferentes categorías


Teatro Nacional

teatro-nacional-eduardo-brito-de-santo-domingoTeatro Nacional Eduardo Brito (comúnmente referido como Teatro Nacional) Es uno de los edificios más emblemáticos de la República Dominicana el cual cobra su importancia debido a la idea visionaria con que fue construido, está ubicado en el sureste del Distrito Nacional, Santo Domingo de Guzmán, en la Ave. Máximo Gómez justo en la trayectoria de la línea uno del Metro de Santo Domingo teniendo una de las paradas del Metro de Santo Domingo la parada Casandra Damirón.

El Teatro Nacional es el principal recinto del arte dominicano albergando en él la premiación más importante de la República Dominicana Premios Soberanos que produce la Cervecería Nacional Dominicana y premia todas las facetas del arte dominicano

El Teatro Nacional de Santo Domingo, como fue llamado en un principio, fue construido luego de una extensa y ardua labor de investigación en los principales teatros del mundo, en la que se recabaron técnicas, criterios y conceptos necesarios para determinar las características que debía tener el de la República Dominicana. Al final de los años sesenta, la edificación de un teatro que reuniera las cualidades máximas para el despliegue de las manifestaciones artísticas más exigentes era una aspiración antigua entre los dominicanos. Un teatro así daría cabida al are mundial y, al mismo tiempo, pondría en manos de los artistas nacionales un exigente instrumento que aguijonearía la creatividad y la voluntad de que han dado prueba siempre. En 1970, el entonces Presidente de la República, Joaquín Balaguer, designó la tarea de construcción del teatro al arquitecto Teófilo Carbonell. Antes de trazar las líneas que darían vida a nuestro teatro, el arquitecto observó y estudió los mejores teatros del mundo. Recorrió Europa y América, observando las diferentes concepciones y criterios a la hora de planear y construir este tipo de edificación. Tuvimos como referencia los teatros de Colombia, Nicaragua, Costa Rica y Guatemala. También la ilustre tradición europea, que se fue haciendo tangible en los teatros de España, Suecia, Dinamarca, Suiza, Alemania, Holanda y Austria. Por último, las mejores salas de Estados Unidos completaron las expectativas del arquitecto quisqueyano.

Momentos en que se inspecciona el área donde se construirá el proyecto de Teatro Nacional

Ese recorrido preparatorio ha despertado la curiosidad por saber qué se tomó de cada teatro visto, y las especulaciones en torno a la oriundez de las soluciones empleadas en el Teatro Nacional han florecido con toda libertad. Si unos dicen que la sala del teatro dominicano fue tomada del Auditórium de Palma de Mallorca, España, otros afirman con toda propiedad que el escenario es igual al del Lincoln Center, Estados Unidos, y no faltan los que debaten acaloradamente si la acústica lograda en tierras caribeñas proviene del colombiano Manizales o del muy tecnificado teatro de Ginebra, en Suiza.

Todo teatro hereda infinidad de rasgos probados por la tradición. El arquitecto Carbonell organizó su viaje a partir de una inteligente fórmula de trabajo: observar en cada teatro visitado aquellas cosas que no habían sido resueltas con eficacia y, sobre todo, hablar con los técnicos que trabajaban directamente vinculados al escenario, pues son ellos quienes conocen a la perfección cual solución empleada resulta efectiva y cuál no. Carbonell concibió el diseño de un teatro que, de acuerdo con el presupuesto disponible, encarnara en sus dimensiones, maneras y elementos las mejores y más avanzadas técnicas mundiales para la construcción de ese tipo de instalación, una irrenunciable y autentica dominicanidad y, precisamente por todo ello, constituyera una obra funcional, perdurable y bella. Así, se materializó nuestro teatro en una arquitectura monumental, con fuertes reminiscencias clásicas, que expresa una imagen sólida, imponente, al tiempo que abierta y asequible, como ha de ser el abrazo del arte. La construcción, que duró aproximadamente tres años, fue muy difícil por la complejidad de la obra, y se hizo con el empleo de materiales dominicanos, donde predomina el mármol, la caoba, el yeso y el ónix. Cada paso de su ejecución estuvo dirigido por el arquitecto Carbonell, quien contó con la colaboración de los ingenieros estructurales William Read y Juan Manuel Bonetti. El Teatro Nacional fue inaugurado el 16 de agosto de 1973, por el presidente Joaquín Balaguer con la presencia de distintas personalidades de la época tanto nacional como internacional. Ese día iniciaba el llamado Festival de Inauguración con un programa que incluía teatro, ópera y ballet, entre otros géneros artísticos. La edificación fue bautizada con el nombre de Eduardo Brito en el año 2006, bajo decreto presidencial, para honrar la memoria del emblemático barítono dominicano. Sus tres salas acogen renombradas figuras del arte mundial y nativo, tanto en la música como en la danza y en el teatro, así como a admiradas agrupaciones de las más diversas conformaciones. En el transcurrir del tiempo, en los escenarios del Teatro Nacional Eduardo Brito han desfilado grandes personajes del arte mundial en todas sus manifestaciones. La majestuosa edificación, circundada por hermosos jardines y áreas verdes, se yergue en el lado oeste de la Plaza de la Cultura Juan Pablo Duarte, en Santo Domingo. (Algunos datos y textos de este relato han sido tomados del libro “Veinticinco años de Teatro Nacional”).


Museo de Arte Moderno de Santo Domingo

museo-de-arte-moderno-de-santo-domingoMuseo de Arte Moderno de la República Dominicana, diseñado y construido por el arquitecto dominicano José Miniño; fue inaugurado el 15 de diciembre de 1976 como Galería de Arte Moderno, en el complejo de la Plaza de la Cultura ‘Juan Pablo Duarte’, sector urbano de jardines y edificios, exclusivamente construido para fines culturales, constituyendo un conjunto excepcional en el área del Caribe. En el año 1992, a raíz de la celebración del V Centenario del Descubrimiento de América, durante el gobierno del Presidente Joaquín Balaguer, cambia su denominación a Museo de Arte Moderno, tomando en cuenta la importancia y similitud de la labor desempeñada con la de otras instituciones museísticas a nivel internacional, obteniendo piezas de gran valor.

Es la principal Institución del Estado Dominicano dedicada a la conservación, puesta en valor y divulgación del arte moderno y contemporáneo dominicano, nacional e internacional. Desde su creación posee algunas de las obras más destacadas de los precursores de la plástica dominicana, a partir de la Independencia Nacional en 1844, hasta las producidas por artistas contemporáneos. Hoy en día, el Museo de Arte Moderno posee el patrimonio público de las artes visuales más importantes del país, que abarca más de un siglo de escultura, pintura, dibujo, grabado, y fotografía. Dentro de sus objetivos cabe destacar el de salvaguardar, restaurar y difundir el patrimonio artístico, prestando especial interés a la reconceptualización museológica y museográfica de la colección permanente, con el fin de lograr una mejor lectura de obras, y además concertar proyectos de carácter interinstitucional que garanticen la calidad de las exposiciones y eventos culturales así como la difusión y el disfrute del público, incrementando las posibilidades de desarrollo humano y cultural de la sociedad dominicana.

Áreas y Exhibiciones

Colección Permanente: Comprende una gran cantidad de obras dominicanas y extranjeras las cuales parte de ellas son exhibidas periódicamente con una moderna museografía que evoca el dinamismo que caracteriza al Museo de Arte Moderno.

Exposiciones Temporales: Son muestras itinerantes que tienen como objetivo ofrecer a los visitantes una mirada distinta de las diferentes manifestaciones del arte.

Biblioteca: Especializada en artes visuales, está dirigida a estudiantes, artistas e investigadores de arte; cuenta con una gran colección bibliográfica clasificada para satisfacer las demandas de sus usurarios, proyectando al museo como un centro de investigación.

Tienda: Tiene al alcance del público una gran variedad de libros, revistas y catálogos de importantes artistas y exposiciones. Además de poner a la venta obras de importante valor para todos los visitantes.

Auditorio: Es un espacio utilizado para dictar importantes paneles, conferencias, talleres y seminarios; además de otras actividades que van acorde con la naturaleza y visión del Museo.